lunes, 23 de mayo de 2011

Conferencia Margarete van den Brink



"LAS SIETE FASES DE DESARROLLO EN PERSONAS Y ORGANIZACIONES
por la autora,  
Margarete van den Brink.
 

El conocimiento de las siete fases puede ser de gran ayuda para el desarrollo individual y colectivo, ya que todos -personas, relaciones, grupos y organizaciones con o sin fin lucrativo- pasamos por ellas. La autora Margarete van den Brink trabaja como consultora y coach en los Países Bajos,
Gran Bretaña, Irlanda y España, impartiendo seminarios de comunicación y liderazgo.

Temas a tratar:
- Los distintos caminos de hombres y mujeres; los distintos caminos de organizaciones con o sin fin lucrativo.
- La relación entre la fase en que se encuentra cada persona y la fase en que se encuentra su entorno laboral u otro tipo de grupo del cual forma parte
- Liderazgo y el desarrollo de los empleados.



El día 28 habrá un taller sobre el mismo tema en Algaida.

Organiza: el grupo de antroposofía de Mallorca.
Más información: 971 765 196, 666401666, antroposofíamallorca@gmail
.com
La web de Margarete tiene información y artículos en holandés, ALEMÁN e INGLÉS.
http://www.margaretevandenbrink.nl/

Una reacción de Minerva Tejero, consultora, qué atendío la misma conferencia en Madrid:

En clave de Coaching Empresarial: Las 7 fases
Lunes, 02 de Mayo de 2011 20:35 | | |

Por Minerva Tejero
Directora de Hypatia Consultoria.com
www.hypatia-consultoria.com

“Es la era de la Alianza”
Me comentaba mi compañera Gaby mientras abordábamos un posible proyecto con otra empresa que podría ser complementaria a la nuestra para el desarrollo de un proyecto.
Ciertamente, nos enfrentamos a una época en la que, establecer alianzas y compartir sinergias, nos permite desarrollar importantes proyectos. Podemos abordar proyectos dotándolos de gran calidad, sin sobrecargarlos de coste y además enriqueciéndolos con diferentes perspectivas, mayor flexibilidad y creatividad, lo que redunda en un notable beneficio para el cliente.
Pero llegar a este grado de conciencia, no es sino fruto de una evolución humana, profesional y por ende empresarial que aún no ha llegado a su punto álgido de desarrollo. Tanto los individuos, como los colectivos y las organizaciones se encuentran en un continuo proceso de cambio, transformación y crecimiento que les dirige a un elevado grado de madurez y excelencia pero... ¿Estamos dispuestos a afrontar el reto?.
La semana pasada asistí a la presentación que Margarete van den Brink hacía de su libro “Las 7 fases del desarrollo personal y de organizaciones”. Margarete establece una similitud y paralelismo entre la evolución que experimentamos como individuos y la que, como grupo, experimentan las organizaciones. Un mismo proceso arquetípico de desarrollo en siete pasos que deviene en la excelencia de una conciencia de desarrollo global. Su enfoque, genera un modelo extrapolable para entender el desarrollo de las empresas y los motivos de sus resistencias en algunos momentos, contrastando con los modelos más racionalistas de las principales corrientes de la consultoría. Lo cual nos pone en la antesala de conocer en qué fase se encuentra la empresa y por lo tanto qué busca o qué no en ese momento para desarrollarse como tal.

El modelo nos permite conocer, como el ser humano o la organización parten de un punto similar en el que ambos necesitan de los demás para su propia supervivencia, del liderazgo de los otros para poder aprender y desarrollarse, hasta pasar por su propio cuestionamiento (¿Quién soy? ¿Para qué hago lo que hago? ¿Qué hay además de esto?) para establecer sus valores y llegar a trascender . Ese sería el gran logro, atravesar el proceso de transformación hacia una conciencia más sana en la que se irradia optimismo, comunicación abierta, intercambio para el bien común y una idea de organización social más beneficiosa para todos, conciliando el beneficio empresarial con el individual y el del entorno.

El conocimiento de las distintas fases aporta claridad y visión, para estar preparados ante los desafíos que encontraremos en el camino y para dirigir nuestros pasos hacia las recompensas que recibe una convivencia sabia. Sin embargo… ¡Qué lejos aún estamos de llegar a esa séptima fase que enunciaba Margarete!. Tan sólo unos pocos como Nelson Mandela lo habían conseguido a nivel individual y apenas pudo darnos un solo ejemplo de alguna empresa que lo hubiese conseguido. Actualmente estamos atascados organizacionalmente en la fase tercera (la de organización burocrática), en la que lo primero es el beneficio y hacer todo lo necesario para conseguirlo.

Con el desarrollo de las políticas sociales corporativas, empezamos a vislumbrar algunos claros, en los que poco a poco vamos acercándonos como organizaciones a ese proceso evolutivo en el que lo siguiente es conseguir beneficio pero teniendo en cuenta cómo afecta al resto de individuos, organizaciones y entorno. Sin embargo, el camino aún es largo y nos queda mucho por recorrer. Curiosamente, el hecho de que como individuos no avancemos en este proceso supondrá que no podamos hacerlo como grupo y por lo tanto como organización y viceversa. Luego… ¿Dónde está la responsabilidad? ¿Dónde empieza la espiral del desarrollo hacia la expansión? ¿Qué nos falta para romper la barrera hacia una conciencia más global, más abierta y en armonía con todo lo que nos rodea?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada